Los argentinos celebran la dura victoria sobre Países Bajos en cuartos de final de Catar 2022. Foto: Reuters.

En el estadio Lusail, el más grande del Mundial de Catar y prevista sede de la final, con capacidad para 80 000 personas y a unos 15 kilómetros al norte de Doha, Argentina abrió con Emiliano Martínez, Nahuel Molina, Nicolás Otamendi, Cristian Romero, Lisandro Martínez, Marcos Acuña, Rodrigo De Paul, Enzo Fernández y Alexis Mac Allister, Lionel Messi y Julián Álvarez.

El once inicial de Países Bajos lo conformaron Noppert, Timber, Van Dijk, Ake, Dumfries, De Roon, F. De Jong, Blind, Gakpo, Bergwijn y Memphis Depay.

Según fuentes periodísticas, se estima que había en el estadio unos 40 000 argentinos.

Pasado el 34’, el genio de Messi rompió el balance que había en la cancha: cerca del área, en uno de sus cambios de ritmo, pintó uno de sus pases infiltrados por entre cinco defensas yasistió a Nahuel Molina, que hizo el gol de cara a la portería presionado desde atrás por Van Dijk.

Así, el rosarino del PSG igualó, con ocho asistencias en Mundiales, a Diego Armando Maradona (entre los jugadores argentinos) y puso el 1-0 favorable a la albiceleste.

Argentina no tuvo la posesión acostumbrada, pero aprovechó su oportunidad. Le costó a Países Bajos llegar a la puerta argentina, y cuando se acercó fue sin peligro y solventado por la defensa y el Dibu Martínez.

Los números finales de la primera mitad:

Posesión: Países Bajos (57%) / Argentina (23%)

Disparos: Países Bajos (1) / Argentina (5)

Disparos a puerta: Países Bajos (0) / Argentina (3)

Córners: Países Bajos (1) / Argentina (0)

Pases: Países Bajos (242) / Argentina (179)

Balones perdidos: Países Bajos (64) / Argentina (59)

Balones recuperados: Países Bajos (30) / Argentina (26)

Faltas al rival: Países Bajos (8) / Argentina (6)

Tarjetas amarillas: Países Bajos (2) / Argentina (2)

El segundo tiempo comenzó con Países Bajos intentando imponer más intensidad y buscando un mayor control en el centro del campo, pero sin claras amenazas sobre el arco argentino y varias imprecisiones en las entregas en el último tramo.

Argentina hacía lo suyo, parando el avance de los europeos, manteniendo el balón, recuperando en el medio campo (con buen trabajo de De Paul, que salió en el 66’ para el ingreso de Paredes) y no renunciando a las oportunidades ofensivas para ampliar la ventaja.

En el 61’, luego de generar una falta a unos tres metros del área, Messi cobró un tiro libre que pasó muy cerca del palo superior de la puerta de Noppert.

Y en el 70’, luego de que Dumfries cometiera un costoso error en el área y enganchara a Acuña con su pierna izquierda, Messi convirtió un penal que llevó a 10 su marcador en Mundiales, empatando con Batistuta.Argentina 2, Países Bajos 0.

Países Bajos recurrió más a los centros al área argentina y en el 82’ le llegó el premio: un cabezazo de Weghorst sobre centro desde derecha venció al Dibu. Argentina 2, Países Bajos 1.

En el 88’, Paredes acometió por el piso un atacante holandés y generó una breve reyerta en el campo, de la que salieron con amarillas el argentina y Van Dijk, quien lo había empujado estrepitosamente tras la falta.

Ya superados los 10’ de alargue, una falta alocada e ingenua de Argentina cerca del área, un cobro lento por debajo de la barrera y en posición habilitada, otra vez Weghorst anotó y puso el 2-2, que dio alivio a Países Bajos y acalló a la hinchada argentina en el estadio.

Argentina perdió iniciativa, se echó atrás ante un Países Bajos que no claudicaba y pagó con un empate que borraba la ventaja y comprometía su permanencia en el Mundial. Cuatro de Argentina y cuatro del once de Países Bajos habían recibido amarillas, en un partido que se volvió intenso y abierto.

En los primeros 15 minutos del extra no hubo incidentes mayores. Argentina tuvo el control del balón, pero sin sacarle provecho ante un Países Bajos replegado y sólido en defensa. En cobro de falta contra Messi, que cobró el 10, el tiro superó la barrera, pero Otamendi no pudo alcanzarlo y se fue largo.

La segunda mitad del tiempo extra transcurrió con acciones de uno y otro equipo, más control de Argentina. En el 110’, ingresó Di María por Lisandro. En el 113’, un centro bajo encontró a Lautaro, que casi hace el gol, pero Van Dijk interceptó frente a la puerta. Argentina tenía más control y embotellaba a Países Bajos, que apostaba por contragolpes sin peligro serio, y no aparecía el gol.

En el 116’ la tuvo nuevamente Argentina, pero el disparo de Enzo Fernández se fue sobre la puerta, por poco. Messi también intentó en el 119’, raso buscando la orilla de la puerta, pero falló. Y corriendo el descuento tras el 120’ llegó la más clara de los sudamericanos: un disparo de Enzo que se estrelló contra el palo del arco de Noppert. Fue la última oportunidad antes de los penales.

En la tanda de penales:

1- Van Dijk falla, disparo a izquierda, cerca del poste, que para el Dibu / Messi, con calma y maña, por el centro y suave, vence a Noppert.

2- Berghuis dispara a la derecha, otra vez paradón del Dibu / Paredes magistral, fuerte, a la escuadra, imparable para Noppert.

3- Koopmeiners a la derecha, vence al Dibu y da vida a Países Bajos / Montiel a la derecha, alto, vence a Noppert y pone el 3-1.

4- Weghorst burla al Dibu y clava el balón en la red, por la orilla izquierda / Enzo falla, por fuera… Países Bajos respira.

5- Luk de Jong también burla al Dibu / Lautaro fuerte a la izquierda, arriba, ¡Gol! Ruge el estadio. ¡Argentina está en semifinales!

Argentina 2, Holanda 2, y 4-3 en penales. La albiceleste enfrentará a Croacia en la semifinal. Otro partido que promete.

El último Países Bajos vs. Argentina, acontecido en las semifinales de Brasil 2014, fue ganado por los sudamericanos en penaltis (4-2). Así pasaron a la final contra Alemania, en la que cayeron 1-0.

En Catar, Messi llegó a su partido 1 000 y ya (frente a Países Bajos) hizo su gol 10 en tiempo regular para la selección en Mundiales, igualando a Batistuta (10).

En el juego contra Países Bajos, llegó a su partido número 17 como capitán en Mundiales y superó a Diego Maradona (16 veces).

La Pulga sumó el primero ante Grecia en Sudáfrica 2010, otros siete en Brasil 2014, los cuatro de Rusia 2018 y los que lleva en Catar.