Foto: Estudios Revolución.

PHNOM PENH, Cambodia.- Luego de cumplimentar una fructífera agenda de trabajo en Laos, el miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz, junto a la delegación que lo acompaña, llegaron aquí en la tarde de este martes, hora local, para completar la última escala de su gira por varios países de Indochina.

La colocación de dos ofrendas florales, una en el Monumento a la Independencia, y la otra en la estatua del rey padre Norodom Sihanouk, en el marco de los festejos por el centenario del natalicio de esta importante figura, abrió el programa de actividades del jefe de Gobierno cubano en el Reino de Cambodia.

Poco después, la comitiva de la Mayor de las Antillas llegó hasta el Palacio de la Paz, sede del Gobierno, para asistir a la ceremonia oficial de recibimiento, presidida por el primer ministro y presidente del Partido del Pueblo de Cambodia, Samdech Techo Hun Sen.

Cuando ambos primeros ministros llegaron al podio, dispuesto solo para la ocasión, la banda de música interpretó los himnos nacionales de los dos países; se pasó revista a las tropas, se presentaron las delegaciones y, seguidamente, tuvieron lugar las conversaciones oficiales.

El jefe de Gobierno de Cambodia rememoró su reciente visita a La Habana, destacó el encuentro sostenido con el General de Ejército Raúl Castro Ruz y las conversaciones con el Primer Secretario del Partido Comunista y Presidente, Miguel Díaz-Canel, al tiempo que valoró de positivos estos intercambios al más alto nivel, justo en el año en que se cumplen poco más de seis décadas del establecimiento de relaciones diplomáticas entre las dos naciones, el 15 de abril de 1960.

Marrero Cruz, por su parte, agradeció la cálida bienvenida y no pasó por alto detalles que lo corroboran: una ciudad ataviada con banderas cubanas y una multitud de estudiantes a la entrada del Palacio de la Paz, agitando insignias y flores.

Asimismo, evocó los históricos lazos de amistad y cooperación que unen a los dos países, resaltó el alto nivel de concertación y apoyo mutuo en los foros y organismos internacionales, y agradeció la postura de Cambodia de condena al bloqueo estadounidense, la misma que el país anfitrión sostuvo en estos diálogos.

El Primer Ministro cubano, llamó la atención, además, sobre los campos en los cuales es posible ampliar la colaboración, dígase, educación, cultura, salud, deportes y agricultura.

Al repasar la agenda bilateral, también reconoció el papel de Cambodia al frente de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental, bloque regional con el cual compartimos valores y se prevé el fortalecimiento de los nexos.

En otro momento de las conversaciones, el primer ministro, Samdech Techo Hun Sen, reconoció el desarrollo alcanzado por la biotecnología cubana, y ratificó el donativo ofrecido a Cuba, equivalente a 6 000 toneladas de arroz.

Del intercambio, trascendió el interés de ampliar las áreas de cooperación, consolidar el diálogo político al más alto nivel y, una vez más, hubo concordancia en temas de interés común dentro de la agenda internacional.

La jornada concluyó con la firma de dos acuerdos de cooperación en los ámbitos de la cultura y el deporte, con el propósito de «fomentar, promover y fortalecer» la colaboración técnica en estas áreas, así como el intercambio de expertos y especialistas.

Por la parte cubana, rubricaron los documentos Osvaldo Vento Montiller, presidente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación, y, en representación de la esfera cultural, Rodrigo Malmierca Díaz, titular de Comercio Exterior e Inversión Extranjera.

Foto: Estudios Revolución.

Foto: Estudios Revolución.