Estadio Capitán San Luis. Foto: Cubadebate.

El estadio Capitán San Luis, siempre festivo, ni en la batalla más campal, ni en el punto más álgido en la histórica rivalidad con el equipo de Industriales, ha mostrado la cara magullada como le dejó el huracán Ian en la madrugada de este martes.

El verde del terreno sigue ahí, pero los escombros de lo que fueron tres de sus torres recorren toda la instalación deportiva. Los rastrojos de los colchones terminan de dibujar la tristeza de la afición pinareña.

***

En las instalaciones deportivas de Pinar del Río las mayores afectaciones luego del paso del huracán Ian estuvieron en la cubierta de los techos, algunos de manera parcial y otros total, comentó a Cubadebate Daniellis Sánchez González, directora de Deportes en el territorio.

Si bien los principales daños en la provincia fueron en el Capitán San Luis, otras sedes deportivas sufrieron afectaciones considerables como el estadio del municipio de San Luis, al que se le derrumbó una parte del muro. También tres estadios en La Palma, el Jesús Corrales en Mantua, y el de Las Martinas en Sandino, aunque, a consecuencia de los problemas en las comunicaciones, no se ha podido hacer una evaluación conclusiva de los daños.

“Desde la dirección provincial del Inder hay un compromiso con la recuperación de las instalaciones deportivas para que el pueblo siga disfrutando de las diferentes disciplinas. Las acciones de limpieza e higienización las vamos a asumir los propios trabajadores del sector, que desde el miércoles nos ocupamos de la tala de árboles y recogida de escombros”, aseguró la directiva.

Daños en el cuartel general de los vegueros

Afectaciones en el Estadio. Foto: Cubadebate.

Las principales afectaciones en el estadio Capitán San Luis fueron en el techo de la jaula de bateo y los derrumbes de tres de las nueve torres que iluminaban en las noches esta plaza deportiva, dijo Julio Orestes Pozo, director de esta instalación.

Con la caída de una de estas torres, se afectó la pizarra electrónica que se había instalado el pasado año. Asimismo, se dañó el acolchonamiento del terreno mientras que el césped no sufrió los embates de Ian.

Este miércoles visitó el estadio Raúl Fornés, vicepresidente primero del Inder, y un equipo de especialistas para evaluar el estado del Capitán San Luis y de otras instalaciones deportivas en la provincia.

“Existe el compromiso del organismo de que el equipo tabacalero empiece su primera subserie el día 15 en ese propio estadio y para eso se realizarán todos los esfuerzos”, recalcó Julio Orestes Pozo.

En este sentido, comentó a Cubadebate que se enviarán de La Habana recursos para reparar los colchones, para que no se afecte la programación de la Liga Élite.

“En el caso de la pizarra hay problemas con los paneles, pero hasta que los especialistas del Ministerio de la Construcción no evalúen los daños que provocó el derrumbe de esa torre, no sabremos la magnitud, y el Inder no podrá trabajar en su recuperación”.

Sala polivalente 19 de noviembre

Sala polivalente 19 de noviembre. Foto: Cubadebate.

La icónica sala polivalente 19 de noviembre también sufrió los efectos de Ian: la totalidad del impermeable del techo, la carpintería de aluminio, la cristalería y ventanales de aluminio de ambos laterales y la puerta delantera.

“Todos los tabloncillos se inundaron al punto de que la madera continúa mojada porque al estar bajo techo no puede secarse con el sol”, explicó Javier López Paneque, subdirector de Deportes en Pinar del Río.

“Cada vez que llueva a partir de ahora y hasta que pongamos el impermeable en el techo, continuará entrando el agua en la instalación”, recalcó.

Además, explicó que cuando entró el viento de Ian derrumbó el falso techo del edificio. “Hoy la sala polivalente está totalmente deshabilitada y eso afecta, por supuesto, al deporte en el municipio. Todavía estamos haciendo el levantamiento de la estructura dañada en todos los gimnasios para comenzar entonces a accionar”.

Otras afectaciones en la provincia

Los cinco bloques del docente de la EPEF se afectaron. “Como eran de canalones el viento impactó directamente en la estructura. Hemos trazado estrategias para que en los propios locales de esa institución se puedan habilitar aulas y así no se afecte el proceso docente-educativo”, comentó Daniellis Sánchez González, directora de Deportes en el territorio.

Por otra parte, en la EIDE Ormani Arenado los problemas más graves estuvieron en la hipermeavilización de los techos y la caída de ventanales. Además, en el bloque docente de la segunda y tercera planta de esta institución educativa se derrumbó una parte de la pared de los laboratorios. “Se buscan alternativas en la propia escuela para la reubicación”.

En este sentido, Sánchez González afirma que la dirección nacional del Instituto de Educación Física y Recreación enviará recursos a la provincia para que no se comprometa el curso escolar en esta escuela de iniciación deportiva. De igual manera, se indicó crear brigadas desde la estructura del sector deportivo para apoyar desde los barrios a la higienización de la ciudad.

Javier López Paneque, subdirector de Deportes en Pinar del Río. Foto: Cubadebate.

Daniellis Sánchez González, directora Deportes Pinar. Foto: Cubadebate.

Julio Orestes Pozo, director del Capitán San Luis. Foto: Cubadebate.

Estadio Capitán San Luis. Foto: Cubadebate.

Parte de las estructuras de la torre en el terreno. Foto: Cubadebate.

Los colchones sufrieron afectaciones. Foto: Cubadebate.

La pizarra electrónica sufrió los principales daños. Foto: Cubadebate.

Vista panorámica del estadio. Foto: Cubadebate.

Una de las torres derrumbadas. Foto: Cubadebate.

Afectaciones en la jaula de bateo. Foto: Cubadebate.

Estadio Capitán San Luis. Foto: Cubadebate.

Una de las estructuras de la torre a unos metros del terreno. Foto: Cubadebate.

Estadio Capitán San Luis. Foto: Cubadebate.

Entrada dañada de la sala polivalente 19 de noviembre. Foto: Cubadebate.

Cristales en el suelo en la Sala polivalente. Foto: Cubadebate.

Tabloncillo de gimnasia inundado. Foto: Cubadebate.

Sala polivalente 19 de noviembre. Foto: Cubadebate.